Los colaboradores creen a Romina