"Nunca creí a la policía norteamericana"