La madre de Romina aseguraba que su nieta estaba viva