La frase que provoca la ira de Kiko y de Isabel