Mila no hubiera permitido que Encarna sufriera los últimos días de su vida