Chelo no tenía miedo a que se descubriera la verdad