El padre de Karmele le apuntó con una pistola cargada