Armando Pont cabrea a los colaboradores