El dramático caso de Mónica acaba con final feliz