Sandra confía en la justicia