¿Es posible la reconciliación?