El marido de Betty, su gran apoyo