Los padres de Campanario, contra Esteban