Guerra abierta de la ‘topa’ contra Samira