Mariñas no propagó el rumor de que Karmele era lesbiana