Mónica Álamos, el deseo de Igor