María Pineda: “Ojalá pudiera dejar la quimioterapia, pero es imposible”