Mario Vaquerizo, el hombre del tiempo