Jorge Javier, con el sombrero de Nacho Polo