Bill Clinton no le tiró los trastos a Mónica Pont