¿Ha perdido Noemí a sus incondicionales?