Bárbara Rey: "No pasa una sola noche que no termine llorando"