Belén Esteban lloró al saberse la colaboradora más odiada