Sema, se sincera: “Ahora me encanta mirarme al espejo y decirme ¡qué guapo eres!”