Kiko Matamoros cree que será complicado volver a entenderse con sus compañeros