El polígrafo confirma que la trampa de la ginebra no iba para Carlos Lozano