Carlos: “Yo no la abandoné, su madre tenía que tráerla una vez al año y nunca lo hizo”