Sonia Moldes relata cómo se las ingeniaba para engañar a Lecquio con Mijatovic