Carlos Sobera, sobre las campanadas: “No hay forma humana de oír el reloj”