Eduardo Gómez recuerda emocionado a Alfonso, el niño enfermo al que acompañó en sus últimos años de vida