Gustavo: “A mis hijos lo que más les pesa es el pasado de María”