Karmele Marchante, ¿Tocada y hundida?