Mark era consciente de la vida paralela que su mujer María Lapiedra llevaba con Gustavo