Pelayo podría haber sido… ¡constructor!