Sofía niega estar enamorada de Alejandro pero Conchita y su polígrafo demuestran que miente