La anécdota más incendiaria de Álex de la Iglesia durante un rodaje