Lecquio, lo que pudo ser y no fue