Los colaboradores alucinan con las anécdotas de Massiel: “Me metieron Popper contra mi voluntad”