Entramos en un edificio clandestino que divide a las prostitutas por nacionalidad