Víctor Sandoval, emocionado con la defensa de Kiko Hernández