Gustavo González, más desolado que nunca, habla de su relación con las hijas de María Lapiedra