Deudas, "trapos sucios" y ropa prestada: Miriam Saavedra, contra las cuerdas