Bárbara Rey, el ocaso de una diva