Lydia Lozano, en el polígrafo