Primero fue Obama, luego los Rolling Stones y ahora... Pocholo