¿Pueden contener nuestros 'supervivientes' el impulso sexual? El sábado, a análisis