Raquel Mosquera recuerda entre lágrimas la frase que le decía Pedro Carrasco