Alberto, en la cuerda floja: “Tu tiempo se ha acabado”