Andrés, a Laura: “Da igual lo que te digan de mí, yo nunca te haría daño”