Ana Chantalle, una Primera Dama cansada de vivir a la sombra de incompetentes